Jesús López Medel

Académico

puerta

La Milicia Universitaria de Canarias


Texto resumen de la presentación de José Méndez, para su conferencia en la Asociación Española de Escritores Militares.

Aprendí del sociólogo Laswel, profesor de Sociología de la Universidad americana de Berkeley, el consejo de que para la presentación de un tema, de una lección o de una persona, convendría preguntar por el quién, cómo, por qué y cómo . Y en esa línea -para mí frecuente- comienzo a expresar lo que ha supuesto de honor, de satisfacción, y aun de alegría, la presentación, entre nosotros y la Asociación Española de Escritores Militares, de José Méndez Santamaría, alférez de complemento, proveniente del Campamento de la Milicia Universitaria de Los Rodeos.

Le conocí cuando, con ocasión de una información de nuestra obra "La Milicia Universitaria. Alféreces para la paz", prologada por el entonces capitán general de Cataluña, general Martínez Teixidó, casi como fruto del acto, en Canarias, surgió la idea de la celebración de semanas culturales de la Milicia Universitaria de Canarias. Nuestra sincronización, personal y militar, con José Méndez, desde el primer momento, fue completa. Alférez de complemento, y nosotros procedentes del Campamento de Santa Fe del Montseny (Cataluña), y luego consejero togado del Aire. Y como tales alféreces, viene hoy expresamente a Madrid, dentro de los ilustres militares de alta graduación que integran nuestra asociación, para hablarnos de la Milicia Universitaria en Canarias. Como en toda presentación, procuraré, primero, dar unas notas breves, sucintas, de su vida, y luego, ofrecer una pequeña glosa sobre el tema, para, finalmente, formular alguna sugerencia de cierta relevancia.

Pepe Méndez nació en 1936. Terminó el Bachillerato en el Colegio de San Ildefonso-Lasalle, en 1954. Es perito y profesor mercantil, lo que ha constituido su ACTIVIDAD profesional primordial. Hizo los cursos para sargento y alférez eventual de complemento en Los Rodeos, 1959 y 1960, y las prácticas en 1963. Fue profesor Auxiliar en 1964. Como escritor, ha publicado en los periódicos La Tarde y EL DÍA artículos y crónicas, algunas como escritor taurino. También en Radio Club Tenerife. Voluntario de la Cruz Roja tinerfeña, como vicepresidente y presidente accidental.

En el orden castrense, a raíz de la celebración de la IV Semana Cultural de la Milicia Universitaria, en la plaza de la Milicia Universitaria, el teniente general Pérez Alamán le impuso la Cruz del Mérito Militar con distintivo blanco. Hoy, la Agrupación de la Milicia Universitaria Canarias-Tenerife-Las Palmas es una institución compenetrada con el Mando Logístico. Sus representantes participan de todos los actos castrenses que en una y otra isla se celebran.

La idea de compenetración de sociedad-universidad-ejército tiene una plasmación que nos atrevemos a llamar modélica, y que ha servido de orientación PARA otras agrupaciones y mandos logísticos. Acaso -aquí viene nuestra segunda matización- obedezca a encontrarse ejército y sociedad canarios, en una realidad "afortunada", como son las Islas Canarias, lograda con muchos esfuerzos de los mandos, desde el general García Escámez, al último que conocí, teniente general Vega Alba, quien prologa la segunda edición de la obra "A Los Rodeos voy...". Pero, también, a la circunstancia de haber tenido, en los años 1943 a 1973, el campamento de Los Rodeos, luego, en Hoya Fría, el mismo jefe, coronel Pérez Andreu, el cual, siendo opositor a Notarías, en 1936, y alférez provisional durante la Guerra Civil, se entregó al Ejército como jefe de la Milicia Universitaria canaria hasta su jubilación. Le vuelvo a rendir el homenaje que así consta en el libro citado, y mi recuerdo para su hijo, Pérez Andreu, general de Estado Mayor, quien unos años antes de fallecer pudo intervenir en una Semana Cultural de la Milicia Universitaria, con una precisa y preciosa lección sobre "Perspectivas universitarias ante las nuevas tecnologías para la defensa y cultura militar". (Consta en la bibliografía de la Fundación de la Milicia Universitaria-Fundamu).

El tercer punto es para volver a atraer aquí el tema de la oficialidad de complemento, que, como expresé en la clausura del ciclo sobre dicho tema en el Instituto de Historia y Cultura Militar, ha prestado grandes servicios a lo largo de la historia, especialmente a partir de la creación de la Milicia Universitaria, en unas circunstancias políticas y sociológicas especiales. Con una desaparición, también precipitada, del servicio militar obligatorio. Hoy, la Milicia Universitaria, con ese u otro nombre, habría de recrearse. Entre otras razones porque -como se ha dicho por los militares que fueron sus profesores, y los mandos en el período de prácticas, y así se prevé en el famoso "Manual", del general Álvarez Serrano, que debería reeditarse- la Milicia Universitaria constituye una RESERVA significativa de los principios, valores y virtudes castrenses del honor, obediencia, disciplina, responsabilidad, jerarquía, amor a la patria, etc., que es preciso se mantengan. Máxime tras la nueva organización cívico-castrense de las Academias militares.

La presencia y la conferencia de Pepe Méndez es un ejemplo de cómo un universitario, con el NÚMERO uno de inscripción en la Agrupación canaria, ha sabido mantener aquellas virtudes, valores y principios, con generosidad y entrega, como sucede con los 200.000 milicios en estas horas de España y del Ejército, que son horas fuertes, que son fundamentales para superar lo que el teniente general Muñoz Grandes ha denominado "Inquietudes" (ABC, 1-3-2010). Muchas gracias y enhorabuena anticipada por tu lección.


Jesús López Medel

------------ * ------------
Publicado en: EL DÍA S/C de Tenerife
JUEVES, 01 de Abril 2010