Jesús López Medel

Académico

puerta

ESPAÑA, UNA OPORTUNIDAD EN EUROPA


«Presentación del libro de Jesús López Medel en la Casa de Aragón de Madrid» En medio de las circunstancias de la vida española presente, tuvo lugar, en la Casa de Aragón en Madrid, la preanunciada presentación del último libro del académico y Premio Nacional de Literatura, Jesús López Medel, acto al que asistió un NUMEROSO público: académicos, letrados, expertos y socios. Era, casualmente, la primera salida pública del exdiputado Manuel Pizarro. Vimos al exministro de Justicia, José María Sánchez Ventura, el ex viceministro Gutiérrez Rubio, al exrector de la Universidad de Ávila, Sanz Jarque, a Jaime Suárez Álvarez, presidente de Plataforma 23 (editora), catedráticos, los académicos, Castán Vázquez, Martínez Forniés, Bernabé Sanz, y el catedrático Carlos Cárdenas, del Perú. Se inició con la biografía de los ponentes, realizada por Consejera de Cultura, Pilar Castel, quien anticipó la importancia del libro y su significación cultural PARA Aragón y para España. El Teniente General Antonio Teixidó, ex capitán General de Cataluña, aludió a la relación de amistad con el autor de la obra, a quien le había prologado, en tres ediciones, “La Milicia Universitaria. Alféreces para la Paz”. Comentó tres puntos de la obra: el sentido de la laicidad positiva que debiera predominar en la interpretación de la Constitución; el clima y ecosistema ético en la sociedad actual, que debiera impregnar, incluso más allá de la libertad individual, muchos ambientes, y los temas analizados en el libro sobre la asistencia espiritual y sanitaria a las Fuerzas Armadas, y la Milicia Universitaria. Analizó el término “encrucijada”, en su doble vertiente, COMO cruce de caminos y como abismo. Por su PARTE , Manuel Pizarro, recordó los lazos de unión con el autor, tanto en el orden profesional, como en el turolense. Destacó del libro la crisis económica, que lo es, además, crisis moral o de valores; los aspectos predominantes de un relativismo que afecta a todas las estructuras, y la necesaria reforma de la Constitución, para dar sentido - dentro de la Unidad de España – a las propias autonomías. La transición fue un gran pacto y como diría Costa los pactos deben ser cumplidos, y de modificarse la Constitución, deben observarse las reglas. Por su parte, López Medel, explicó el cómo y el por qué de la obra, agradeciendo al académico Juan Velarde su Prólogo, en el que se califica al libro de un “grito alargado”, después de un recorrido histórico. Siguiendo a Ortega, le preocupa o interesa al autor, “hacer y aprender a pensar”. El libro se presenta como obra de un intelectual que trabaja en el subsuelo, y no sobre la superficie como ocurre con frecuencia con los políticos. Muestra su agradecimiento a su paisano aragonés Antonio Mingote, que ilustra todos los capítulos, lo que hace más comprensiva e interesante las reflexiones sobre – entre otros: “Los que no hicimos la Guerra, la Memoria Histórica, el auto de Garzón, la laicidad positiva, el matrimonio, la familia, y la cultura de la muerte (aborto); el terrorismo, con el análisis del llamado “proceso” de diálogo, y el mantenimiento de los terroristas en las instituciones públicas. El Estatuto de Cataluña, mereció atención especial, CONTINUANDO otros estudios al respecto, y criticando la vía no constitucional para la reforma y para el cambio de modelo territorial desde los estatutos de autonomía, contrariando lo que sostiene el Consejo de Estado. El análisis de la “encrucijada”, no se ha hecho dogmáticamente, sino con esperanza y la ilusión por una España que reencuentre su destino y su grandeza. Más allá del secuestro del Derecho y la Justicia, y de la mentira y de la corrupción. El Presidente de la Casa de Aragón en Madrid, Roberto Martín, cerró el acto, resaltando la cualificada asistencia y el interés del tema. Recordó – como se describe en la obra – el intento de asesinato, con lesiones graves, del Rey Fernando El Católico el 7-XII-1942, a la salida del Palacio de la Generalidad. Analizó el concepto de “laicidad” y de “laico” en la Historia de la Iglesia, y señaló que “España en la encrucijada” será un libro de obligada lectura PARA todos aquellos que quieren reflexionar, profunda y sinceramente, ante los caminos o el abismo que parece asoma en el panorama español, y hay que superar con el pacto, y la ilusión de una tarea común. Los miembros de la Mesa, pasaron a hacerse una fotografía ante la imagen grandiosa de la Virgen del Pilar, a la entrada de la Casa de Aragón. ________________________________________

Tentado estuve de haber titulado este comentario como algo parecido: ¿última oportunidad para el Presidente del Gobierno español en Europa y en España?. En el “tardozapaterismo” que estamos comenzando a vivir – con esperanza para muchos, con temor para unos pocos – no hay duda sobre el cumplimiento de las modificaciones del Tratado de Lisboa, acaso no se ha explicado bien que aquel Tratado – desaprobado hace cuatro años – ha sido sacado con grandes modificaciones, y una de ellas, la de una presidencia permanente – la ocupa una belga y una Presidencia adjunta, rotatoria, que le tocaba a España, con una revalorización de la Comisión de Competencias, en manos de Almunia, español, procedente del socialismo moderado, y que ha sido hasta la FECHA , un fuerte crítico a la política económica del gobierno español.

Mi duda parte más atrás. Porque el Tratado de Lisboa, se nos pone en marcha en plena crisis económica. Pero Europa sí que aprovechó el Tratado de Maastricht que se preocupó sobre todo de estimular una educación de calidad, y de la formación profesional. (En 1995 dedicamos nuestro “Discurso de ingreso” en la Real Academia de Doctores, sobre “HACIA un nuevo Derecho a la Educación. Principios filosófico-jurídicos y comunitarios en la nueva política educativa de la Unión Europea”, que fue contestado por Fraga. Ha llovido mucho. Pero así como todos los países europeos pusieron en marcha grandes planes para una mejora de calidad de enseñanza, fomentando la formación profesional y de la investigación, aquí en esta década hemos hecho lo contrario: dar paso de curso con cuatro suspensos, abandonar la formación profesional oficial que arrastró a la que los sindicatos de integración tenían incluso en la modalidad de acelerada, así como la de la Iglesia. AHORA en la presidencia rotativa, ¿qué podremos decir?.

Dejo a un lado esos primeros síntomas de las “sanciones” por incumplimiento que luego en boca de López Garrido y de Fernández de la Vega se presentan como “estímulos”. O los fastos iniciales en el Teatro de la Ópera, de leite. Todo esto en un clima de exaltación del “revanchismo político”, con la ejecución rápida por defensa de la desaparición de los rótulos y placas en que aparezca el nombre de Franco. (Del Hospital del Generalísimo ha tardado varios años porque – digo yo – estaba en metálico. El del Aire, después de un andamiaje de tela verde, para quitar el nombre de Franco como Jefe de ESTADO que lo inauguró, ha tardado varias semanas). Con un corte económico más.

Aún ha habido otro “entretenimiento” que parece de un profesor que se jubila, o el de un alto funcionario que cambia de destino: el rosario de “subvenciones” para entidades “afines”, con objetivos limitados y sesgados, alrededor de 150 millones de euros. Algunos con fines contrarios a la Constitución, y al ecosistema moral que debiera llegar. “Alguien quiere vencer una guerra que todos queremos cambiar” (El Cardenal Amigo de Sevilla (ABC 13-10-07). Mientras Manuel Ramírez – ahora clama por la vuelta de “Los NUEVOS regeneracionistas” (ABC, 27-4-2007). Cuando el Juez Garzón está en entredicho por la FORMA procesal y ejecutiva de la Memoria Histórica, García Lorca, “ni aparece, ni se le espera” (Luis Rosales, en una conversación bajo el frondoso árbol de tertulias del Palacio de la Magdalena, allá por los años 50-60, nos pudo relatar a algunos, entre ellos Tierno Galván, el verdadero final y sepultura del gran poeta, quien dedicó un poema – luego desapareció – al primer caído de la Falange).

Mucho tiene que cambiar y acelerar el señor Zapatero, para este NUEVO reto en Europa, al margen de que se lleve bien o regular con Merkel, a la que echan las culpas de los avisos. Estamos en el país de mayor fracaso escolar, y escasa formación profesional. La prensa europea no acapara la información “oficial-mediática”. Con estos mimbres nuestra oportunidad en Europa es y será difícil. Pero no dejará de ser oportunidad. (Pudiera ser una sugerencia para el filósofo “y el darocense” Antonio Mingote). España – pese a todo – sobrevivirá.


Jesús López Medel
Académico y Jurista

------------ * ------------
Publicado en: EL DÍA S/C de Tenerife
DOMINGO, 09 de Mayo 2010