Inicia  |  Biografía   |   Sus obras   |   Reseñas   | Separatas   | Artículos   | Estatuto de Cataluña  | Daroca (Zaragoza)   |   Madre Teresita   |   Noticias   | Enlaces

 

 

 

LEY NATURAL Y LEY POSITIVA, EN EL CONFLICTO VICTIMAS DEL TERRORISMO Y VERDUGOS (I)

______________________________

 

Sobre la situación --social, política, jurídica y humana-- por la aplicación urgente e inmediata del "fallo" --mejor que la "sentencia"-- del Tribunal de Estrasburgo, podrían hacerse más de una tesis doctoral. Por nuestra parte, de momento, sin entrar en los pormenores de la gran manifestación en la plaza de Colón, de Madrid, el 26 de octubre de 2013, y en los efectos preelectorales que se vislumbran, parto unas reflexiones de orden iusfilosófico. No "interesadas". Desde el "cántico sobre la lluvia", repetido por el titular gubernamental máximo ausente en la manifestación. O la añeja afirmación de Ortega y Gasset, en tanto en cuanto entiendo que ante una norma, o un hecho en el que brote la confusión, en el fondo subyace una injusticia. 

"Toda norma jurídica está presidida --como decía Elías de Tejada en su "Tratado de Filosofía Jurídica"-- por la noción de lo justo, y la averiguación de lo justo es función propia de la norma reflexiva, y en este sentido se podría estimar lo "injusto" del "fallo" de Estrasburgo, de deshacer la doctrina Parot, con un cambio torticero, confundiendo la delimitación de las penas, múltiples, de unos mismos sujetos activos, con la "ejecución" que corresponde a los tribunales españoles. A pretexto de un viejo artículo del Código Penal de 1973, cuando nuestros Tribunales Supremo y Constitucional habían marcado unas pautas equilibradas. Los puntos neurálgicos de dicho fallo, en lo profundo del tema, son los siguientes. 

Primeramente, ha habido, subrepticiamente, un proceso de revisión de muchas sentencias, en cuanto tales, y en su ejercicio, que corresponde a las jurisdicciones nacionales, y no al llamado "Tribunal", que viene a ser gendarme político, sin audiencia a los interesados --las víctimas del terrorismo o de violaciones múltiples.

Los hechos anteriores, coetáneos y posteriores al fallo, no pueden dar la hoja de ruta emprendida por el ex presidente Rodríguez Zapatero, para el logro de una tregua, y que está detallada en las Actas de Eta. Hasta llegar a la sustitución del Juez nacional Borrego, por López Guerra. La postura de éste ha debido ser claramente decisiva para ese virtual proceso de revisión. 

En segundo lugar, iusfilósofos, como Hernández Gil o Recasens Siches, al tratar de la justicia, la sitúan en el contexto de la dignidad de la persona. Ahí está su grandeza y los límites para el Derecho. Incluso en la propia norma positiva --v. el art. 24 de la Constitución-- se marca la tutela judicial efectiva. Se ha desconocido a las víctimas. Y ese precepto constitucional prevalece sobre el art. 10.2 respecto a los tratados internacionales, y a cualquier fallo de un organismo o tribunal exterior. (Así ha ocurrido en Inglaterra, Francia, Italia, Alemania y otros países). Ahora se le quiera, en un Estatuto, a posteriori, fijar audiencias y revalorizar pensiones o indemnizaciones.

En tercer lugar, los principios generales del Derecho --art. 6 del Código Civil--, pudieron haber sido criterio modulador para el "fallo". Cosa que se ha podido advertir, dentro de la versión que dio el Secretario del Tribunal de Estrasburgo, en los votos particulares, frente a una  ideologización que desbordaría el pensamiento de Max Scheler: "no hay ideas sin hechos, ni hechos sin ideas.  

JESUS LOPEZ MEDEL
Autor de "España en la encrucijada"



                   

 
 
 
 

 

El tiempo en Madrid
 


 

 

 


Inicia  Anterior  Siguiente
 


http://jesus-lopez-medel.es/pag05-528.html                       Webmaster:Jesús Burillo Albero