Jesús López Medel

Jurista

gargallo

Ángeles Galino, timonel de la educación integral



Conocí a Ángeles Galino -años previos a la Ley General de Educación de 1970, llamada de Villar Palasí-, con ocasión de la visita del equipo de aquel ministro, verdadero reformador del sistema educativo y de financiamiento, al Congreso Sindical. Aquella norma, con participación de expertos internacionales como Giovanni Gozzer, con el que más tarde publicaríamos la obra "Estado, educación y sociedad. El mundo de la escuela libre", había despertado cierta preocupación. Al propio Jefe de Estado de entonces, General Franco, se le habían hecho llegar los problemas que podía plantear, por las propias instituciones educativas -por ejemplo, la mayor parte de la formación profesional y acelerada, la Iglesia, las familias, el profesorado, etc.-. Incluso, suponía una norma "atrevida" dentro del sistema político. Porque en realidad representaba la aplicación del Concilio Vaticano II y una cierta europeización democrática, y un cumplimiento de los derechos humanos en materia de enseñanza.

Nos encomendaron la acogida y recepción al Pleno del Congreso Sindical del equipo de Educación de entonces: con el ministro, Monreal, subsecretario, Eugenio López, Asís Garrote, Díez Hochleitner, Aragoneses, y Ángeles Galino, directora de la Institución Teresiana del Padre Poveda, luego canonizado en 2003. La primera mujer catedrática de Universidad, destacada por su rigor académico, su fina sensibilidad para la promoción de la mujer, sus aportaciones científicas a la pedagogía, desde la clásica (San Agustín) a la moderna (Tomás Moro), que era tanto como analizar y expandir la cultura de la antigüedad, Edad Media o la Ilustración, todo ello para una formación integral.

La traté más cercanamente en la Real Academia de Doctores de España, en cuya Sección de Humanidades ocupó los primeros cargos desde su ingreso en 1980. Tuvimos alguna mesa conjunta sobre la pedagogía y José de Calasanz, fundador de las Escuelas Pías. Y en el Ministerio de Educación, fue realmente el ariete pedagógico, llevando la voz de los educadores. Con su gran cultura, su calidad humana, su habitual sonrisa, su optimismo sincero y cristiano, transmitía a los políticos la confianza, y hacía cristalizar la burocracia escolar, en ilusión y esperanza. Escuchaba a todos.

Ángeles Galino Carrillo, nacida en Barcelona el 17 de agosto de 1915, falleció en Madrid el 8 de marzo de 2014. Su funeral en Madrid, en la iglesia de San Francisco de Borja, de los Padres Jesuitas, fue oficiada por el obispo auxiliar de Madrid, don César Franco, con veinte sacerdotes, numerosos fieles, educadores, antiguos alumnos. Una vida entregada a la educación, con un prisma de religiosidad indeleble.



JESÚS LÓPEZ MEDEL
Vicepresidente de la Sección de
Derecho de la Real Academia de Doctores

 

------------ * ------------
Publicado en: EL DÍA S/C de Tenerife DOMINGO,
25 DE MAYO DE 2014