Jesús López Medel

Jurista

gargallo

SANCHO DRONDA, DE LA GENERACIÓN DE LA MILICIA UNIVERSITARIA DE LA TRANSICIÓN



Para el día 27 de mayo pasado, dos días después de las elecciones europeas, estaba anunciada una sesión del Foro "Milicia y Democracia", a celebrar en el Centro de Estudios Políticos, que nos trajo dos tipos de recuerdos: unos de carácter general, que está referenciado en dos capítulos de mi obra "La Milicia Universitaria. Alféreces para la paz". Otro más concreto y específico: el fallecimiento, por aquellos mismos días, de un ilustre veterano de la Milicia Universitaria (MU), don José Joaquín Sancho Dronda (1922-2014), al que se han dedicado algunas necrológicas, por sus servicios como financiero --desde el Banco de Aragón en Zaragoza, pasó a desempeñar la presidencia de Ibercaja, y la Federación Europea de Cajas de Ahorro, entre otros destinos, pero no por los "castrenses". Siendo así que hasta última hora, su recuerdo por el paso de 16 meses de Oficial de Complemento, en razón de su destino en un Regimiento Militar en el Pirineo, en la época de los maquis, fue imborrable.

Perteneció a aquella segunda promoción de la MU, en el campamento de Seva (Gerona), anterior al de Santa Fe del Monstseny, de 1944, que como todas las primeras, en plena Guerra Mundial, cumpliendo grandes misiones, hacia el interior, y el exterior. El General Inspector Alvarez Serrano, había publicado en 1942, su "incunable", "Manual de la Milicia Universitaria. Normas y consejos para los Caballeros Aspirantes a Oficiales de Complemento". Sancho Dronda se había incorporado a esa segunda promoción, de la que fueron un ejemplo Manuel Fraga, González Pérez, Antonio Carro, Garrido Falla, Alberto Monreal, José María Chico, Antonio Truyol, García de Viedma, Gutiérrez Rubio, Vázquez de Prada, José Antonio Samaranch, Lucas Fernández, Alvarez de Miranda, José Polanco, entre otros. Como se verá, aunque los jóvenes de la Logse o los de "Podemos", no les sea fácil recordar. Pero entre los nombrados había exministros, académicos, notarios, registradores, magistrados, políticos, y uno de los presidentes de las Cortes tras la transición.

José Joaquín Sancho Dronda, que se licenció en Derecho por la Universidad de Zaragoza, estaba con algunos compañeros aragoneses de aquella citada promoción: Francisco Vives, Francisco Parra --luego misionero--, Lázaro Carreter, Horno Liria, Pérez Hernández, Pérez Modrego, Ruiz Gálvez Esteban Iñigo, Pedro Baringo, Peyrolón, Rodrigo Cantín, y otros. También, ilustres juristas, alcaldes, presidentes de Diputación, médicos, empresarios, etc.

La trayectoria humana, financiera y profesional de Sancho Dronda fue muy destacada en España y Europa, cuando ésta pasó su transición, tras la II Guerra Mundial. Pudo ser Ministro de Hacienda en algún momento. Franco le conocía y trataba especialmente cuando se alojaba en el Monasterio de Cogullada. Pero era sencillo, y hombre bueno. Se preocupó mucho por la esfera rural. No olvidó lo que pudo hacer por la ciudad de Daroca (Zaragoza). En los últimos años, se quedó ciego totalmente, con noventa años. Pero contestaba a las cartas de quienes le escribíamos, y que le leía un colaborador. De las dos últimas que recibí, no hace mucho, hablaba de la MU. (Algo también ocurrió con Fraga Iribarne, antes de fallecer). Frecuentaba, casi diariamente, la parroquia de Santa Engracia, de Zaragoza. Ahora, está en la gloria de Dios, con los santos mártires de la que era su iglesia. Era una personal y definitiva transición.



JESUS LOPEZ MEDEL
Premio Nacional de Literatura