Jesús López Medel

Académico

puerta

PROCESO ELECTORAL Y EMERGENCIA EDUCATIVA



La coincidencia de una conferencia nuestra en la Casa de Aragón en Madrid, sobre el tema de "Emergencia educativa en la sociedad de nuestro tiempo", dio lugar a un debate de algunos destacados asistentes. Ya lo hicieron notar el presidente de tal entidad, José María Ortí Moles, y los ponentes Bernabé Sanz, catedrático, y Salvador Smitt, abogado. Y no iban mal orientados, porque la visión de los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI permitió acuñar el término "emergencia educativa", en el plano de que por la vía de la educación en valores y cualitativa, es cómo se podía realizar mejor el equilibrio entre fe y razón, fraternidad y solidaridad, tolerancia y respeto con los no creyentes de otras religiones, cuestiones sobre las que el Sínodo de Obispos de 2012, entró a fondo. El Papa Francisco ha publicado recientemente en Argentina un libro titulado "Educación: desafío y pasión".

En la presentación de aquella obra citada, nos centramos más en lo que Navarro Valls, en su prólogo, destacaba como el mejor sentido transversal de la cuestión, y el análisis fenomenológico. Es decir, uno de los aquellos aspectos teológicos o religiosos, que abarcaban a la familia, la juventud, las profesiones, la corrupción, la degradación moral, el impacto islámico, los falsos humanismos, el equilibrio de los poderes del Estado y de la justicia, el control de la natalidad, etc. Precisamente la destacada Inspectora de Educación, Asunción Vicente, reafirmó el papel de los padres en la educación de sus hijos, del que se han desviado, en los últimos años, los diversos gobiernos. El Vicedecano del Colegio de Registradores, Rodríguez Cepeda, se preguntaba qué instrumentos habían de adoptarse para una justicia independiente y para que las profesiones respondiesen a su razón de ser histórica y funcional. El que fuera Capitán General de Cataluña, Martínez Teixidó, asentía a nuestra exposición de que el efecto electoral en las elecciones europeas de un extremismo de izquierdas, juvenil y universitario, se debía, entre otras explicaciones, a la entrada en juego de la "tercera generación de la Logse".

La obra presentada se acogió con gran interés. Fue "premiada" por el "cachirulo" que a los tres ponentes os impusiera el presidente de la Casa de Aragón, y que terminó con el ofrecimiento por el autor de una copa de vino "Marqués de Daroca", que llevaba el sello de Antonio Mingote, quien hubiera podido ser, con sus viñetas y chistes, una verdadero regeneracionista, e irónico y crítico del resultado electoral. Aprendió a dibujar en la ciudad de Daroca, en los PP. Escolapios, a los que dedicó algunos de sus dibujos.



JESUS LOPEZ MEDEL
Autor de "Emergencia educativa
en la sociedad contemporánea".