Jesús López Medel

Académico

puerta

Persecución de los cristianos



Ahora en plena explosión de una migración que procede de la persecución de los cristianos, fundamentalmente, en territorios de Oriente Medio, de Siria o Líbano, con numerosos ejemplos, en lo humano y en lo espiritual, me ha parecido oportuno recordar aquella otra persecución, todavía vigente en lo sustancial, como la persecución en la China comunista. El P. Aguirre, agustino, destinado largo tiempo en la parroquia de Santa Rita, en Madrid, estuvo prisionero muchos años. Era un gozo oírle contar cómo le fue en aquella tierra, cómo le trataron y cómo sobrevivió. Nosotros con mi esposa y un hijo, tuvimos también ocasión de estar una larga semana, en Taiwan, antigua isla de Formosa. En el convento y comunidad de religiosas dominicas “Madre de Dios”, después de la renovación del monasterio de Olmedo, Valladolid, realizada por la hoy Venerable, Sor Teresita del Niño Jesús, tuvimos ocasión de estar con ellas varias mañanas. Además de la M. Gloria, una de las novicias de Olmedo, había unas 20 novicias chinas, deseosas de conocer la tierra española que recorrió y en donde vivió Sor Teresita, dominica navarra, procedente del Monasterio de Nuestra Señora del Rosario de Daroca (Zaragoza). Allí pudimos comprender todo el proceso revolucionario que se produjo en Taiwan. En la comunidad de PP. Dominicos, había algún dominico, como el P. Ruiz, al que conocimos, y que nos entregó su obra “Mis días de prisión en la China comunista”, 1975.

Hoy, China, sigue siendo comunista, aunque acertó en su “liberalización” económica, que se advertía con España, con virtudes, y con defectos peculiares. Constituye un tercer bloque “capitalista” mundial, tras Estados Unidos y Rusia. La reciente crisis en China, que ha afectado al continente, quizá haya permitido, en lo religioso al menos, una toma de conciencia de sus propias realidades, hasta el punto que parece se han iniciado conversaciones de autoridades de la Iglesia “Nacional” y el Vaticano. (Mientras, aquí, se siguen colocando pancartas de ETA en las fiestas de Vitoria. O cuando el socialista Sánchez parece ofrecer un premio al nacionalismo; o cuando el obispo Martínez Camino no habla de los “mártires armenios del siglo XX”, a los que antes me referí). O cuando, como me cuenta el abogado Salvador Smith, viejo profesor de Derecho Natural, se ha solicitado poner en un barrio de Tetuán, de Madrid, una calle de “Mártires republicanos”. El, siendo niños, a las puertas de su casa, vio descuartizado a un sacerdote y contribuyó a cubrirlo. Quizá también convenga leer por las nuevas generaciones de estudiante la obra de J. M. Barros, “Alta traición en España”.


JESUS LOPEZ MEDEL,
Académico. Autor de “España en la encrucijada”.


------------ * ------------
Publicado en EL DÍA S/C de Tenerife
DOMINGO 18 de Octubre de 2015