Jesús López Medel

Académico

puerta

RECUERDOS DE LA MILICIA UNIVERSITARIA DE CANARIAS



En esta fase de una “España en una segunda transición”, como titulábamos hace años nuestra obra “España en la encrucijada”, prologada por Juan Velarde, quiero recordar algunos datos de la Milicia Universitaria canaria, de cuya Asociación soy socio de honor, por obra del que fue su gran presidente, José Méndez.

La primera vez que oí citar a Alfredo Kraus, como miembro de la Milicia Universitaria, fue en una conferencia en Santa Cruz de Tenerife, dictada por el coronel Juan Abencidia, al glosar algunos aspectos del campamento de Hoya Fría (luego, Los Rodeos), en donde iban los universitarios canarios. (Así fue testimoniado en mi obra “La Milicia Universitaria. Alférez para la paz”, segunda edición, 1998). Fue citado expresamente Kraus, como uno de los ejemplos singulares de aquel campamento, que inició y clausuró, desde capitán a coronel, el que sería su jefe, don Pedro Pérez-Andreu. Alfredo Kraus había nacido en Las Palmas, y fue un gran milicio del campamento de Hoya Fría. Mantuvo siempre el recuerdo a su formación castrense, entre lo universitario y esa etapa militar, ilusionante de los años 50. Procedente en sus estudios de Perito Mercantil, antes de entregarse a la Milicia.

Cuando se destacaron, por diversas personalidades, su tenacidad, honestidad, superación, empeño e ilusión, ante “la voz lírica con más más clase del siglo”, los que sabemos de Hoya Fría y hemos conocido el espíritu, fervor y hermandad de la Milicia Universitaria, no nos extraña que él mismo tuviera siempre en su interior ese respecto y cariño a su etapa de la MU, que le permitiera lucir la estrella de Alférez, y que le marcó ejemplarmente en su vida. El no lo olvidó, y sus mandos y alumnos tampoco.

Ahora, cuando, por tantas razones, la Oficialidad de Complemento de la IPS, ya desaparecida, merecería su reconsideración, otro tanto se podría decir de los universitarios catalanes y aragoneses en estos momentos graves de la desvertebración de España. (Sobre el milicio Jordi Pujol, del campamento de Castillejos, hablaremos otro día).

Una apostilla digna de que no pase desapercibida: se han producido múltiples beatificaciones, a lo largo de los últimos años, de mártires de la Guerra Civil española. Mosén Sol describía el papel del sacerdote contemporáneo claramente: ser santos. Además de los mártires, vinculados especialmente a los seminarios, mi recuerdo especial va dirigido a don Faustino Arnal, capellán castrense, Director de los Seminarios de Alcorisa (Teruel) y Tarragona, y director espiritual de la Venerable dominica de clausura, Sor Teresita del Niño Jesús. Creó una escuela de formación profesional, anexa al seminario de Tarragona.


JESUS LOPEZ MEDEL
Consejero Togado del Aire




------------ * ------------
Publicado en: EL DÍA S/C de Tenerife
DOMINGO, 15 DE ENERO DE 2017